Mamá, de mayor quiero ser Youtuber

Tendrá que salir en los libros de texto o pasar muchos años para que nos demos cuenta de la evolución que ha experimentado el ser humano desde la llegada de Internet. El otro día leía en Microsiervos que un historiador precisamente había hecho un estudio que aseguraba que, en materia de calidad de vida y comunicación, Internet había aportado en 30 años lo equivalente a 900 años de otros avances. Una locura.

Y con él, nuevos escenarios, nuevas amenazas, pero también, nuevos oficios. Probablemente, uno de los más recientes, pero a la vez más sonados es la figura del Youtuber (aunque no es de extrañar viendo los titulares que de vez en cuando uno se encuentra por internet del dinero que hacen elRubius y compañía). Algunos están convencidos de que se trata de una moda. Yo, no. Yo creo que encarna una forma de conectar con el público única con respecto a otros medios como la televisión o la radio.
En todo caso, pienso que la moda tendrá que ver con el Youtuber del momento: seguramente en 15 años nadie se acuerde de, por ejemplo, el Rubius, pero surgirán otros que quizá no se enfoquen tanto en el humor friki, sino en recorrer cualquier rincón del mundo.

Aunque, bueno, en este artículo no quiero hablar acerca de si es una moda o no, sino de un tema mucho más tangible y objetivo: el interés que ha suscitado en muchos jóvenes. Jóvenes que se sienten atraídos por el estilo de vida de sus ídolos, muchos de ellos sin estudios superiores, que se ganan la vida haciendo lo mismo que hacemos tú y yo, pero con una cámara de testigo. Y, además, sin problemas.

En ese sentido, la figura del Youtuber es muy similar a la figura del futbolista, en tanto que resulta también una figura muy atractiva a la que generalmente se idolatra. De hecho, más de una vez habremos escuchado a un niño decir: “yo de mayor quiero ser futbolista” o incluso nosotros mismo lo hayamos pensado.

Y, cómo no, las empresas se han dado cuenta de la disposición de todos estos jóvenes hasta el punto de crear cursos que te enseñan a ser Youtuber que tienen hasta asignaturas como: cómo crear el canal de Youtube, cómo crear intros para vídeos, cómo editar los vídeos…

Y tú, ¿qué piensas? ¿Terminará siendo una profesión? ¿Terminará existiendo una carrera en la universidad para Youtubers?