El lado oscuro de las redes sociales

Estamos en la presencia de una de las innovaciones más destacadas de la tecnología: el uso de las redes sociales.

Desde la aparición de redes sociales como Hi5, MySpace y el antiguo MSN de Hotmail, poco a poco las compañías han estado relanzando nuevas redes e insertando nuevas funciones. Hoy por hoy, redes sociales como Facebook, Twitter, Instagram, y Snapchat dominan el mundo de la internet, abarcando la mayoría de los usuarios a nivel mundial.

En ese sentido, hasta ahora todos hablan sobre los beneficios que conlleva el uso de las redes sociales: mayor conexión global, mejores medios de comunicación, rapidez en la forma de comunicarse, entre otros. Pero ¿nos hemos detenido a analizar sus posibles consecuencias negativas?

Quizá hoy por hoy sea muy complicado ver frutos negativos de las redes sociales, pero podríamos estar ante un enemigo peligroso en un futuro.

Redes sociales: un enemigo peligroso

Por una parte, debemos destacar que la mayor cantidad de usuarios de las redes sociales están entre los 15 y los 35 años. Por ello, también podríamos concluir de ello que la mayoría de los usuarios son jóvenes en proceso de aprendizaje o en proceso de encontrar sus primeros empleos.

No obstante, las redes sociales pueden llegar a consumir gran parte del tiempo que debe ser destinado a otras áreas del desarrollo de la personalidad, como lo son el tiempo de estudio, lectura, deporte, relaciones de amistad, tiempo de pareja, entre otras áreas más. Entonces, ¿qué tanto pueden afectar las redes sociales?

Según un estudio a jóvenes realizado por la University College London demostró que el uso constante de las redes sociales dificulta la compresión del lector en textos de más de 3 páginas.

Con este estudio podemos tener una idea de lo peligroso que pueden ser las redes sociales para el aprendizaje de las personas, en especial los jóvenes.

Además, es de saber que cada día se dedica más y más tiempo al uso del móvil, Tablet u ordenador, que a las labores “reales”, como leer, compartir en familia, entre otras.

Por otra parte, según un estudio realizado por la Universidad de Michigan, el uso constante de la red social “Twitter” podría conducir a posibles divorcios. Esto debido a que puede haber parejas que dedican más tiempo a una red social que a su propio esposo/esposa.

Siendo así, también podría extenderse a todo tipo de relación familiar, por ejemplo, la de hijos-padres.

Existe un peligro inminente con el uso de las redes sociales, y no es otro que lo mucho que pueden afectar las relaciones interpersonales de los individuos.

Digo esto porque es común ver que, incluso en reuniones de amigos o familiares, las personas suelen pasar más tiempo revisando su móvil que compartiendo. Siendo así, podríamos estar al borde de lo que llamo “vida virtual”, una vida en la que la relación con los demás se limita a los recursos tecnológicos, desvirtuando las formas básicas de las relaciones humanas.

Conclusión

No pienso que las redes sociales son malas, ni mucho menos. Al contrario, me parecen herramientas poderosas en todos los ámbitos, pero siempre y cuando se usen de la manera correcta.

Podríamos evitar que las redes sociales se conviertan en un peligro para nuestras vidas utilizándolas de manera moderada y, en ocasiones, sacando cierto provecho de ellas a través de negocios online, marketing, entre otras.

Todo dependerá de la capacidad que tengamos de controlar el tiempo que dedicamos a las redes, y el tiempo que podamos dedicar a nuestra preparación académica, negocios, tiempo de recreación, etc.

¿Puede Netflix hacerse con el negocio de la tv por cable-satélite?

Con todo esto de las nuevas tendencias en el mercado, sumado a las nuevas tendencias tecnológicas, Netflix es un ejemplo de éxito por cualquier lado que se le analice.

Durante los últimos años, esta plataforma de películas y series en streaming ha ido acumulando más y más usuarios en su plataforma. Además, lo que comenzó como una simple plataforma para ver películas y series en streaming hoy se ha convertido en una compañía que también proyecta sus propias producciones.

Así vemos que, poco a poco, Netflix va creciendo a pasos agigantados, convirtiéndose en una referencia global de diferentes tipos de producción audiovisual, para todos los gustos. De hecho, a mediados del mes de Julio de este año (2017), la empresa Netflix reveló que en el último trimestre había recibido 5 millones de nuevos usuarios. Increíble, ¿no?

Ahora bien, en pleno auge de Netflix, no podemos olividarnos de la “forma tradicional” de ver películas y series, como lo es la televisión por cable y satélite. En vista de su popularidad, ¿podría Netflix hacerse con el negocio de la tv por cable-satélite? Veamos las razones por las cuales esto sucedería.

Si lo analizamos desde el punto de vista de las finanzas personales, a quienes les guste ahorrar y evitar gastos innecesarios escogerían Netflix sin dudarlo. ¿Por qué? Porque mientras que pagar un servicio de tv por cable o satélite va desde los 20€ hasta los 100€, Netflix ofrece planes que van desde los 7€ hasta 15€.

Por lo tanto, dada la calidad de programación, películas, series, tiempo de carga y resolución de Netflix por un precio tan cómodo, no es de extrañar que ya haya muchas personas que cancelaron su plan de tv por cable para conectar Netflix a su televisor.

También debemos tener en cuenta el factor de la popularidad. Pero ¿por qué se ha hecho Netflix tan popular? Esto no solo responde a precios cómodos, sino también a una excelente estrategia de marketing y producción de sus propias series y películas.

A raíz de la producción series como “Sense 8”, “Narcos” o el último éxito “13 Reasons Why” muchas personas han viralizado su contenido, convirtiéndose, por tanto, en series tan populares como otras producidas por canales de televisión. Si aumenta la popularidad de las series, también aumenta la cantidad de suscriptores, algo fácil de entender.

Por último, también debemos destacar que el uso de las computadoras, tablets y teléfonos móviles está superando a otros artefactos como la televisión y la radio. Por supuesto, esto también influye en la migración de usuarios desde la tv por cable a Netflix.

Todo indica a que el Netflix seguirá tomando ventaja sobre otros servicios como la señal por cable o satélite, además de la facilidad que da a los usuarios de obtener las series a la palma de su mano, y poder verlas en cualquier lugar, a cualquier hora y en cualquier dispositivo.

¿Puede ser Google un peligro para el futuro?

Google, o “el gigante Google” es una empresa diseñada, principalmente, para servir como motor de búsqueda a los usuarios de la internet, dando millones… Qué digo millones, ¡millardos de resultados al día en todo el mundo! De esta forma se ha convertido en una de las compañías más influyentes en la sociedad actual.

Google en los últimos años también ha implementado nuevas funciones como mapas, conexión con Youtube, noticias, entre otros; mientras que, tener una cuenta “Google” podría ser necesaria para tener acceso a diversos teléfonos inteligentes a través de su función de “Servicios de Google Play”.

Para muchos esto es sinónimo de practicidad, pues, con tan solo un clic se puede tener acceso a todas las funciones de Google, además de poder conectar con otro tipo de Apps y programas. Parecería una locura decir que esta empresa representa peligro alguno… Pero ¿es posible? ¿Puede ser Google un peligro en el futuro?

En la misma línea, pareciera que cada vez el mundo se interconecta más a través de la internet, dejando a un lado otros medios de comunicación como la televisión, la radio, y el teléfono. Se estipula que, en los próximos 30 años, más del 80% de la población mundial tenga acceso al internet.

Google tiene varios factores con los que puede considerarse un peligro en el futuro. En primer lugar, Google se ha desarrollado a tal forma que superó, por mucho, a sus principales competidores del mercado en cuanto a motores de búsqueda: Bing y Yahoo.

El primer peligro es precisamente ese: Google haciéndose con el monopolio de las transacciones y búsquedas en la web, tomando por completo todo el mercado al punto de ser el único proveedor de este servicio, cosa que ya parece estar ocurriendo.

Esto podría tener serias consecuencias financieras, pues al ser un “gigante”, evitaría que nuevas tecnologías de búsquedas se posicionaran de una mejor forma. A su vez, tampoco habría inversionistas dispuestos a aportar capital para empresas emergentes en el área de motores de búsqueda.

Seguido de ello, podemos ver el segundo peligro muy entrelazado con el primero: al tener el monopolio de las búsquedas, Google tendría toda la información sobre el comportamiento de los usuarios en la web, y nadie más.

El éxito de Google ha sido la implementación de robots y sistemas que recogen los datos de comportamiento del usuario, datos demográficos, ubicaciones, etc. Hasta ahora todo ello pareciera dar solo beneficios, ayudando a las compañías a mejorar su presencia en la web e vislumbrando cuáles son las mejores estrategias de marketing.

No obstante, ¿qué pasaría si todos esos datos cayeran en las manos equivocadas? Ya lo dice Elliot Alderson, personaje principal de la serie “Mr. Robot”: “ningún sistema del mundo es suficientemente seguro, todos son vulnerables”. Aunque se trata de una serie, es la realidad.

Por ello, es un peligro inminente que en una misma compañía recaiga la responsabilidad de todos los datos y comportamientos de los usuarios de la web. En teoría esto podría significar, incluso, el comienzo de una guerra tecnológica.

 

¿Vale la pena usar aspiradoras inteligentes?

Si algo que es cierto, es que cada día las funciones que por muchos años correspondían al ser humano, hoy día son realizadas por máquinas o robots. Todo ello gracias al avance tecnológico que ha venido dándose en los últimos 40 años.

Así como surgieron en su momento artefactos como lavadoras, neveras, lavavajillas, microondas, entre otros. Hoy día podemos ver que esto también está sucediendo con las aspiradoras inteligentes, que, lejos de parecerse a sus antecesoras, pueden realizar un trabajo automatizado en el hogar.

Sin embargo, hay quienes no están de acuerdo con la rentabilidad del uso de estos artefactos, alegando que se consume mucha energía o que su precio es muy alto, comparado a su rendimiento.

Este tipo de aspiradoras han surgido como una excelente alternativa para aquellos que siempre tienen una agenda apretada. Además de ello, también supone una minimización de esfuerzo físico en el hogar, automatizando algo tan vital como lo es la limpieza.

Me parece que es una solución factible para la limpieza en el marco el bienestar individual de cada familia y, en especial, del cuidado del hogar. Como todo artefacto, este tiene tanto sus ventajas, como sus desventajas.

Ventajas de usar aspiradoras inteligentes

En lo particular, me parece que una de las ventajas más destacas de utilizar aspiradoras inteligentes es la facilidad de programarla. Además, algunas marcas también incluyen la conectividad con Apps para que podamos controlar de forma remota las aspiradoras.

Por otra parte, muchas de las nuevas aspiradoras inteligentes emiten poco ruido, pudiéndose programar para la limpieza durante las noches sin que esto afecte, de alguna forma, el sueño de los habitantes del hogar.

Entre las ventajas de usar aspiradoras inteligentes podemos agregar que tienen la capacidad de trazar mapas del interior de la casa. En base a ello, estas aspiradoras distribuyen sus movimientos de la mejor forma, previniendo el gasto excesivo de energía eléctrica y evitando dejar espacios sin limpiar.

Si eres una persona muy ocupada y no posees el tiempo suficiente de limpiar a fondo la casa, y quieres ahorrar el dinero de contratar un servicio de limpieza, las aspiradoras inteligentes también suelen ser una buena opción.

De momento, pareciera que, con todos estos beneficios y ventajas, el uso de las aspiradoras inteligentes sí es rentable, pero no podemos olvidar que el uso de las mismas podría tener sus desventajas.

Desventajas de usar aspiradoras inteligentes

Lo primero que debemos tener en cuenta es que, en ocasiones, el precio de una aspiradora de este estilo podría superar los 500€. Siendo así, realmente es un producto un poco costoso comparado con los materiales y productos de limpieza convencionales.

De la misma forma debemos evaluar el gasto energético que puede significar el uso de una aspiradora inteligente. Dependiendo el tipo de batería y la marca, algunos de estos artefactos pueden consumir mucha energía eléctrica, lo cual puede reflejarse en la factura.

Por último, pero no menos importante, también debemos pensar en el medio ambiente. ¿Qué pasará cuando ya la aspiradora deje de funcionar? Este tipo de productos no suelen ser biodegradables, así que, una vez que deje de ser útil, puede ser un pequeño riesgo para el cuidado del medio ambiente.

Entonces, habiendo visto sus desventajas, ¿crees que es rentable para ti adquirir una aspiradora inteligente?

Conclusión

Sin duda alguna, las aspiradoras inteligentes repuntan a ser uno de los productos más utilizados en los próximos años. Creo que, en ocasiones, el uso de una aspiradora inteligente puede significar más gastos que cualquier otra cosa. Sin embargo, cada realidad es diferente.

Si estás pensando en comprar una, toma en cuenta el presupuesto que dispones para ello, y verifica si realmente puede ser realmente rentable adquirirla.

Mamá, de mayor quiero ser Youtuber

Tendrá que salir en los libros de texto o pasar muchos años para que nos demos cuenta de la evolución que ha experimentado el ser humano desde la llegada de Internet. El otro día leía en Microsiervos que un historiador precisamente había hecho un estudio que aseguraba que, en materia de calidad de vida y comunicación, Internet había aportado en 30 años lo equivalente a 900 años de otros avances. Una locura.

Y con él, nuevos escenarios, nuevas amenazas, pero también, nuevos oficios. Probablemente, uno de los más recientes, pero a la vez más sonados es la figura del Youtuber (aunque no es de extrañar viendo los titulares que de vez en cuando uno se encuentra por internet del dinero que hacen elRubius y compañía). Algunos están convencidos de que se trata de una moda. Yo, no. Yo creo que encarna una forma de conectar con el público única con respecto a otros medios como la televisión o la radio.
En todo caso, pienso que la moda tendrá que ver con el Youtuber del momento: seguramente en 15 años nadie se acuerde de, por ejemplo, el Rubius, pero surgirán otros que quizá no se enfoquen tanto en el humor friki, sino en recorrer cualquier rincón del mundo.

Aunque, bueno, en este artículo no quiero hablar acerca de si es una moda o no, sino de un tema mucho más tangible y objetivo: el interés que ha suscitado en muchos jóvenes. Jóvenes que se sienten atraídos por el estilo de vida de sus ídolos, muchos de ellos sin estudios superiores, que se ganan la vida haciendo lo mismo que hacemos tú y yo, pero con una cámara de testigo. Y, además, sin problemas.

En ese sentido, la figura del Youtuber es muy similar a la figura del futbolista, en tanto que resulta también una figura muy atractiva a la que generalmente se idolatra. De hecho, más de una vez habremos escuchado a un niño decir: “yo de mayor quiero ser futbolista” o incluso nosotros mismo lo hayamos pensado.

Y, cómo no, las empresas se han dado cuenta de la disposición de todos estos jóvenes hasta el punto de crear cursos que te enseñan a ser Youtuber que tienen hasta asignaturas como: cómo crear el canal de Youtube, cómo crear intros para vídeos, cómo editar los vídeos…

Y tú, ¿qué piensas? ¿Terminará siendo una profesión? ¿Terminará existiendo una carrera en la universidad para Youtubers?